Diferencia entre NFC y RFID

RFID (Identificación por radio frecuencia) es una tecnología de comunicación inalámbrica de uso generalizado que se está popularizando gracias a un buen número de ventajas, comparadas con otros sistemas de etiquetado, como los códigos de barras.

“Near Field Communications”, conocido también como NFC, es un subconjunto de RFID que limita el rango de alcance en 10cm.

RFID usa ondas de radio frecuencia que pueden ser pasivas, activas o una combinación de ambas. Los tags (etiquetas) RFID generan la corriente eléctrica necesaria para que los dispositivos pasivos que se encuentran en su alcance puedan recibirla, activarse y comenzar el proceso de transmisión de información.

Las ondas de radio frecuencia pueden transmitir esta información a lo largo de largas distancia, y RFID no es una excepción. Esta funcionalidad puede ser útil en algunas situaciones, pero en otra, como las tarjetas de crédito o los pasaportes digitales, no será deseable. Cualquier persona malintencionada podría recibir la información de un usuario y clonarla en su dispositivo.

Aquí es donde entra NFC.

Las etiquetas basadas en NFC generalmente son pasivas, y no requieren mucha potencia eléctrica para funcionar. Incluso muchas de ellas se desarrollan con un “escudo” que impide que las ondas se propaguen. Esta limitación, que aporta una seguridad extra, está iniciando un cambio social que se intuye revolucionario en un futuro muy cercano.

En la actualidad, cada vez más fabricantes están equipando sus teléfonos móviles con emisores/receptores activos, que pueden extender enormemente la popularidad y la gama de servicios que RFID puede aportar.

En resumen:

1.- NFC es una extensión de la tecnología RFID.

2.- RFID es capaz de transmitir más allá de unos metros, mientras que NFC está restringido a unos 10cms de distancia.

3.- NFC se está popularizando entre la población gracias a su integración en muchos teléfonos móviles.